“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador” 2021

“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador”


“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador” 2021

Como secretario de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, de 68 años, tiene la titánica misión de tejer acuerdos entre los obispos de las 70 diócesis españolas. Con paciencia y mano izquierda, ha conseguido que salga adelante una auditoría externa que les permita hacerse una idea real de la situación de los abusos en la Iglesia española. “Queremos ayudar a las víctimas y queremos la verdad”, repite una y otra vez. En Roma, ha explicado esta iniciativa al Papa.

“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador” 2021

Hemos podido compartir el trabajo de la Conferencia Episcopal de estos dos años, le hemos entregado las orientaciones pastorales y el reciente documento sobrio objeción de conciencia. Y eso ha dado pie a

“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador” 2021

comentarios sobre la evangelización y la vida de la sociedad española.

¿Qué le preocupa al Papa de España?

Fundamentalmente la evangelización, y una parte de ella es la ación caritativa de la Iglesia. Por eso ha mencionado los desafíos tan grandes que tenemos con refugiados, emigrantes estafadorescon la crisis económica.

¿Han hablado de la auditoría sobre abusos y la comisión del Defensor del Pueblo?

Si, sí, le hemos explicado los pasos que hemos dado en el camino de acogida de víctimas de abusos, prevención, formación, y puesta en práctica de las indicaciones del Vaticano.

También se han reunido con otros departamentos del Vaticano.

En Roma hay por la ‘vía española’ de la revisión y la investigación de abusos. Queremos hacer un mapa de lo sucedido lo más real posible, poniendo a las víctimas en el centro, tanto las denuncias como lo que otras personas pueden saber de lo ocurrido.

¿Cómo decidir encargar esa auditoría sobre los abusos?

Antes quiero decir que llevamos años trabajando en este ámbito, no hemos comenzado a actuar contra los abusos ahora, con la auditoría de Cremades. Hemos hecho siempre lo que la Santa Sede ha pedido. Desde del siglo XXI se informa de las principios denuncias a la Congregación para la Doctrina de la Fe para que realice el proceso, hace diez años, se actualicen los procedimientos y en 2018 empezamos a revisarlos de nuevo.

La impresion era que ustedes iban despacio

Los hechos son los hechos: hay congregaciones religiosas que antes de 2018 trabajaron en acogida de víctimas e investigación. Cuando en 2019 el Papa pidió que cada diócesis tuviera una oficina para recibir denuncias y atender a las víctimas, se abrieron en 70 diócesis y en 200 congregaciones. Luego, el año pasado la conferencia episcopal abrió un servicio de coordinación de esas oficinas, que nuestro llevó a estropear la decisión de hacer la auditoría.

¿Qué ocurrió para que solicitaran la auditoría de Cremades?

En diciembre, nuestras plantas serán más efectivas en nuestras oficinas. Estábamos en estas cuando se publicó en prensa y vimos que era necesaria la auditoría. Ya habíamos tomado la decisión cuando los parlamentarios propusieron una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, que lego tomó la decisión de un encargo al Defensor del Pueblo.

¿Por qué no lo anunciaron antes?

Por hacer las cosas bien. Primero hay qu’plantarse la decisión y valorar su repercusión real en la sociedad. Luego, cuando se toma la decisión, hay que hablar con las personas implicadas, dialogar la iniciativa con los obispos de las 70 dioceses, con las congregaciones religiosas, votarla en los órganos colegiados de la Conferencia episcopal y de la Confederación de religiosos

¿En qué se han equivocado en estos años?

creo que Deberíamos haber hecho un esfuerzo más grande de acogida de las víctimas, por eso ahora queremos ponerlas en el centro. También deberíamos haber explicado mejor cómo actuamos. Es complicado porque muchas víctimas piden gran discreción. Algunas te dicen que lo último que quieren es que su familia se entere de lo que les ha ocurrido.

“No queremos lobos en nuestro rebaño”

¿Qué han aprendido los obispos?

Con la dificultad que hay de juzgar el pasado con criterios de hoy, está claro que no debieron ni mirar hacia otro lado ni trasladar de sitio a un abusador. Ahora, ante la mínima sospecha, recibió instrucciones de acudir a la policía.

En este proceso, las reuniones con víctimas que les pidieron el Papa habrán contado mucho.

Tanto los obispos como los provinciales religiosos han tenido en estos dos o tres últimos años muchos contactos con víctimas y desde ahí hemos llegado a la convicción de que era necesario hacer algo. Hay muchos obispos que en su experiencia en una diócesis o en otra, no han tenido ningún caso. El informe de ‘El País’ refiere casos en 27 diócesis de las 70.

¿También usted se ha reunido con víctimas?

Por supuesto. Esos encuentros me han ayudado a conocer una dolorosa realidad y la necesidad de ayudar a esa persona, de parar lo que ha ocurrido y de hacer lo posible para que no vuelva a ocurrir. Ya un solo caso es un drama terrible. La peculiaridad de este drama es que fueron abusadas por personas hacia las que tienen una confianza singular, que además eran personas consagradas, u ordenadas.

¿Le preocupa el resultado de la auditoría?

No. A nosotros nos interesa la verdad y la reparación de las víctimas.

¿Cómo valora que dos asociaciones de víctimas hayan decidido no colaborar ni con la Auditoría de Cremades ni con el Defensor del Pueblo?

Nosotros pensamos y desearíamos que tanto la auditoría como la comisión del Defensor del Pueblo nos ayuden a todo un camino de reparación y de verdad. Naturalmente, cada persona actúa como lo considera conveniente, también respecto a si forma parte de una sociedad o no. Una convicción que yo tengo es que la mayoría de las víctimas no están asociadas, pero la voz de las víctimas que llega es la voz de asociaciones.

¿Van a colaborar con ustedes la Comisión del Defensor del Pueblo?

Por supuesto. A nosotros nos interesa la verdad. Nuestro papel será como la colaboración de las oficinas diocesanas y de las congregaciones religiosas, que pueden tener datos o documentos.Aunque esa comisión, objetivamente, nos parece incompleta e injusta Pues no planta la problemática de los abusos en el ámbito de toda la sociedad española.

¿En qué sentido?

Nosotros somos los primeros que no queremos abusos en nuestras filas y un solo caso de abusos es un drama enorme, injustificable y condensable. Por eso queremos la verdad. No queremos lobos en nuestro rebaño.

En este momento, la grave problemática de los abusos de la sociedad española no está en el ámbito eclesial. No lo decimos nosotros, lo dicen los informes de Fundación Anar, Save the Children, del fiscal general del Estado…

“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador” 2021

Cuando la fiscal general preguntó a las 17 fiscalías cuántos procesos sobre abusos cometidos en ámbito eclesial tienen abiertos, le respondieron que hay 69. En ese mismo periodo, según la fiscal general, si no recuerdo mal, en toda la sociedad, hubo decenas de millas denuncias de casos relacionados con abusos. Por eso sorprende que la investigación se limite a Iglesia.

¿Formarán parte del grupo de trabajo con el Defensor del Pueblo?

Tenemos que escuchar la propuesta concreta que se nos haga.

En Roma se han reunido con la nueva embajadora ante el Vaticano, Isabel Celaá

Ha sido un encuentro cordial y protocolario, hemos querido saludarla. Tuvimos una conversación informal en la que salieron también cuestiones de actualidad de la sociedad española en relación con la vida de la Iglesia.

¿Temen que el gobierno denuncie los acuerdos Iglesia-Estado?

Lo más importante es que el Gobierno diga con claridad si piensa que es necesario revisar alguno de los artículos de los acuerdos o otra cuestión. Para las noticias que tenemos tras los diálogos con el presidente del Gobierno o con el ministro de la Présidencia, la denuncia de los acuerdos no está en la agenda del Ejecutivo.

En la revisión del régimen tributario usted solicitó al gobierno “leal colaboración

Empleé esta expresión porque en la cuestión de las matriculaciones, habiendo llegado a un acuerdo, y habiéndose plasmado en una nota conjunta, de manera sorprendente vimos que filtraron a la prensa datos de esos informes que n’tenían que ver con lo acordado. Eso nos dejó perplejos y así se lo hicimos saber al gobierno.

¿Cómo se revisa el régimen tributario?

La mayoría de la situación fiscal de la Iglesia no deriva de los acuerdos Iglesia-Estado sino de leyes vigentes del Estado español. Si considerando que hay que cambiar algo, se deben cambiar las leyes que no sólo nos heredan a nosotros, también a las entidades no lucrativas en su conjunto.

¿Se trata del impuesto de inmuebles?

La regulación de los bienes inmuebles está vinculada a la llamada Ley del mecenazgo. Para promover entidades no lucrativas, las rentas de esas entidades, incluidas las del patrimonio, tienen exenciones fiscales, y los bienes que producen esas rentas no son gravados con el impuesto de bienes inmuebles. Eso rige no solo para la Iglesia sino para todas las entidades no lucrativas. Nosotros no queremos privilegios, pero tampoco discriminaciones. No estaría bien que se cambiara la legislación solo para una entidad, la Iglesia católica, y no para otras entidades.

El otro frente es la Obra Pía, en Roma

Percibimos que se ha comezando a producir una confusión y queremos que se aclare. Estamos de acuerdo en la necesidad de aclarar el estatus de la Obra Pía, reconociendo la titularidad de los bienes. La Obra Pía gestiona unos bienes que están en territorio de otra nación (Italia). La mayoría es de tenencia eclesiástica y algunas de tenencia estatal. Una cosa es la titularidad, y otra la gestión.

Subida del precio de la energía y los combustibles, guerra en Ucrania. ¿La preocupación que empeora la situación social en España?

Estamos entrando en una crisis económica como la que no habíamos conocido nunca y ante la cual todos tenemos que arrimar el hombro. Los sacrificios que se nos van a pedir no se pueden pedir de la misma manera a personas que están en un lugar diferente en la distribución social.

¿Esto lo dice a los políticos oa la sociedad?

En la espalda. No me parece leal hacer una llamada sólo a los políticos, sería darles una importancia que no tienen. Nuestra llamada fundamental a la sociedad. Es evidente que una sociedad se articula y se hace comunidad política y se organiza. Pero lamentablemente las democracias están en crisis porque los políticos han asumido un excesivo protagonismo, por ausencia de sociedad civil. Y esto particularmente en España.

¿Cómo hacen para combatir la tensión social?

Seguiremos llamando al diálogo, a la acogida de los otros, a la escucha, incluido en los abusos, expresando un deseo de colaborar a ultranza, con palabras y hechos. Pero no es fácil.

Usted está en varias quinielas para ser nuevo arzobispo de importantes diócesis de España.

Estoy muy tranquilo. Para mí lo importante es estar al servicio de la Iglesia y de las personas donde pueda ayudar mejor.



Source link

“Los obispos no debieron mirar a otro lado ni trasladarse de sitio a un abusador” 2021

Deja una respuesta